EL PONT DEL DIABLE: HISTORIA Y LEYENDAS

25/09/2011 § 2 comentarios

El Pont del Diable es sólo una parte del Aqüeducte de Les Ferreres y es una de las construcciones de su tipo que se encuentra en mejor estado de conservación en toda Cataluña.

El Pont del Diable. Imagen de Wikipedia

Aunque no hay precisión en cuanto a la fecha exacta de su construcción, sí se puede decir que ésta se llevó a cabo durante el siglo I a. C. bajo el gobierno del emperador Augusto. Este monumento arquitectónico histórico fue creado para llevar agua a la antigua ciudad de Tarraco, hoy Tarragona, entonces capital de la provincia romana de Hispania Citerior Tarraconensis y que estaba recibiendo un importante impulso urbanístico.

El acueducto empezó a entrar en desuso y la construcción comenzó un proceso de deterioro y desaparición debido a la expansión de la ciudad. En 1908 un catedrático del Instituto de Tarragona y sus alumnos intentaron reconstruir el recorrido hasta donde les fue posible pero sólo fue hasta 1974 cuando se demostró que el acueducto sólo podía traer agua desde el Francolí (Tulcis en latín) entre el Rourell y Puigdelfí cerca de un sitio llamado Torreconta zanjando así las dudas acerca de la procedencia de las aguas que discurrían a través del sistema de canalización ya que anterior a ésto se pensaba que el acueducto de Les Ferreres utilizaba el caudal del río Gaiá desde el Pont d’Armentera, hecho que finalmente quedó desmentido.

La obra, que en 1905 fue declarada Bien Cultural de Interés Nacional y en 2005 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está compuesta por sillares unidos sin argamasa. De un extremo al otro del barranco dels Arcs, el Pont del Diable mide 217 metros y 27 metros de altura. Tiene dos líneas de arcadas, una sobre la otra. La línea superior está compuesta por 25 arcadas y la inferior por 11.

El Pont del Diable.

El Pont del Diable. Leyendas

Existen muchas leyendas populares alrededor de la magnífica construcción en las que se presenta como un puente y no como un sistema de canalización para llevar agua a la ciudad de Tarragona. Reproduciremos unas cuantas de ellas.

  • Hace mucho tiempo vivía una pareja de ancianos en el bosque. Tenían que cruzar un río de camino de su casa al pueblo. Cada día pasaban por el puente sobre el río con su borrico cargado de las cosas que vendían después en el pueblo y volvían trajinando otras. Era un puente de madera viejo, pero cada vez que lo atravesaban, los viejos se decían el uno al otro que tenían suerte de contar con aquel paso, pues la corriente del río era muy fuerte y el camino para badearlo muy largo para un día.
    Un otoño lluvioso llegó una riada y se llevó el puente. Los ancianos se encontraron con que no podían pasar.-Qué tremendo desatino- dijo el viejo- hoy no podremos pasar y yo soy viejo para construir un puente con mis manos.
    -Qué contrariedad- dijo la vieja- pasarán días antes de que se den cuenta de que no vamos al pueblo, y más días aún tardarán en reconstruir el puente-
    Se lamentaban los ancianos de su mala suerte cuando apareció un hombre extraño en su lado del río.
    -Saludos venerable pareja, os veo muy turbados- Dijo el hombre; el anciano inmediatamente explicó el probema que tenían con el desaparecido puente- Yo me comprometo a construir un puente en una noche, además no será de madera como el anterior, será de piedra, para que ninguna riada se lo lleve.
    Enseguida desconfiaron los ancianos.
    -¿Qué hacemos?- preguntó él a ella por lo bajo.
    -Está claro que no es posible hacer un puente en una noche, si no es con trucos o con mágia. Pregúntale cuál es el pago que pide, cuáles las condiciones.
    Eso hizo el anciano, a lo que el misterioso hombre contestó que la única condición, el único pago que exigía, era que le fuese concedida el alma del primer ser vivo que atravesase el puente. Quedaba claro que era el mismísimo diablo el que ante ellos estaba.
    La vieja meditó un poco y luego aceptó.Al día siguiente cuando los viejos llegaron al río el puente estaba construido. Era de piedra, con doble arcada sobre el río. El diablo había cumplido, construyéndolo en una noche, y esperaba al otro lado para recibir su pago.
    -Mujer!, ¿qué vamos a hacer ahora?- Preguntó el marido.
    Entonces la mujer cogió la vara y arreó al burro, que pasó delante de ella, el primero por el puente.
    El diablo, engañado, tuvo que conformarse con llevarse el alma del desdichado animal como pago por su trabajo.
  • Quien vea por primera vez, o por enésima vez el puente romano que, por sus arcos en forma de herraduras doradas, se le denomina de Les Ferreres- aunque valdría más llamarlo de Les Ferredures-, creerá que es una obra divina, una obra de los ángeles… Pero no es así! Quien lo construyó fue el mismo Diablo!
    Ahora les explicaré cómo lo hizo. Pero antes tengo que advertirles que unos lo explican de una manera y otros de otra. Pero lo esencial, lo más importante es saber que el arquitecto fue el mismísimo Satanás. La primera versión del hecho cuenta que, ya hace muchos siglos, una doncella tenía que ir a buscar agua cada día a una gran distancia de la ciudad y le enojaba mucho tener que subir y bajar el valle que forma el lugar donde hoy se levanta el acueducto. El Diablo pactó con la doncella construirle un puente a cambio de su alma. Ella a la vez le puso una condición:
    -Antes de que salga el sol- le dijo-tiene que estar acabada tu obra. Si no es así, mi alma quedará libre de tu poder. Riéndose de estas tonterías, el Diablo comenzó la obra con entusiasmo, dando ya por seguro la posesión del alma de la jovencita tarragonina.
    Pero aquel día Dios quiso que el sol saliera antes de hora y el gallo, fiel cumplidor de su misión, como cada día, saludó al sol y, esta vez con el mejor y más estridente quiquiriquí de su vida. Fue una lástima. Al Diablo le faltaba poco para acabarlo. Se quedó sin el alma de la doncella y Tarragona tuvo un acueducto, del cual se han servido mucho en el transcurso del tiempo.
  • En Tarragona había un jugador empedernido que, debido a su mala estrella, perdía en el juego todo lo que ganaba en el trabajo. Un día, habiéndose quedado sin un clavo, como ya era su costumbre, al salir de la taberna, desesperado, invocó el Diablo y, gritando, le dijo:
    -Si consigues recuperar todo lo que he perdido y, además, que en adelante, cuando juegue, gane siempre, dentro de un año puedes venir a buscar mi alma.
    El Diablo aceptó la proposición con mucho gusto. Pero Dios, creador y Señor de las almas y los cuerpos, se interpuso entre ambos y le dijo al jugador.
    ¿Quién eres tú para disponer de mis cosas? Tu alma me pertenece. Y yo soy el Padre y será del Diablo si a mí me gusta. Le pongo una condición: que en una sola noche, exactamente dentro de un año, y antes de amanecer, se comprometa a hacer un puente de piedra tan grande como yo le indique. Si no es así, no tendrá el premio que le has ofrecido.
    El Diablo, rabioso porque el Altísimo le desbarataba siempre los buenos negocios, se comprometió a construir el puente en el lugar indicado por Dios, entre el mas Pastor y el mas dels Arcs, a orillas del camino que conduce a la villa de Valls . Justo al cabo de un año, tal como se había pactado, se puso manos a la obra. Como un loco, cortaba las piedras que encontraba por los alrededores y, para ahorrar tiempo, las unía sin argamasa.
    -Sólo que se mantenga de pie hasta el amanecer … -Se decía.
    Casi ya había culminado la obra, sólo le faltaba colocar la última piedra a la derecha del monumento-hoy todavía se nota esta deficiencia, – cuando el gallo del mas dels Arcs se puso a cantar saludando al sol que salía del vientre de nuestro mar. El pobre Diablo, sucio y extenuado por el trabajo ímprobo realizado en pocas horas, al escuchar el gallo y ver el sol, lanzó la piedra al suelo a la vez que de su boca negra salía una blasfemia fenomenal. Y huyó raudo para que Dios no le persiga.
  • Licencia Creative Commons
    Este obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.

About these ads

Etiquetado:, , , , , , , , , , , , , , ,

§ 2 respuestas a EL PONT DEL DIABLE: HISTORIA Y LEYENDAS

  • I leave a response whenever I like a post on a site or if
    I have something to valuable to contribute to the conversation.

    It’s triggered by the sincerness displayed in the article I read. And on this article EL PONT DEL DIABLE: HISTORIA Y LEYENDAS CALITERRÁNEO. I was moved enough to drop a thought ;) I do have 2 questions for you if you don’t mind.
    Is it simply me or does it look as if like a few of these responses come across like
    they are left by brain dead individuals? :-P And, if you are posting on additional online sites, I
    would like to keep up with you. Could you make a list all of
    your communal sites like your Facebook page, twitter
    feed, or linkedin profile?

  • Felix dice:

    This piece of writing is genuinely a nice one it assists new web visitors, who
    are wishing for blogging.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo EL PONT DEL DIABLE: HISTORIA Y LEYENDAS en CALITERRÁNEO.

Meta

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: